Archive | January, 2014

Balance de enero

31 Jan

Ya estamos por fin a febrero, asi que creo que toca hacer un repaso general de como ha sido mi primer mes viviendo “oficialmente” en Tokyo.
La verdad es que todavía no estoy hecho del todo, pero ya bastante bien. Eso si, ha sido un mes de locura. En cuanto a piso, amigos, etc…, todo muy bien, las expectativas se han cumplido de sobra. Luego ya esta el tema de ños estudios… Mi vuelta a la academia ha sido un poco desastrosa, porque me han puesto en un nivel algo bajo y porque tengo un tutor “que pa’qué”. Pero he pasado de tenerle 3 días a la semana a solo 1 (y los otros 3 profesores que tengo me gustan), enterándome encima de que no soy el único que no le aguanta. Además, me han confirmado que aprobé el exámen de japonés que tuve en diciembre (el Noken N3), he hecho buena migas con mis compañeros de clase y estoy también haciendo unos pequeños trabajos de traducción de la web y los panfletos de mi academia al español. El día 3 de febrero es tradicionalmente el fin del invierno (aunque al día siguiente estuvo nevando e incluso ahora hace bastante frío), así que a partir de ahora lo que queda de trimestre ya parece más estable 🙂 . Eso si, siendo mañana mi cumpleaños, ¡voy a tener unos dias de dispersión total! Jaja

Advertisements

First English post

23 Jan

This is the first time I write a post in English, so please don’t think about the mistakes I do.
I came here to Tokyo 2 weeks ago, willing to learn and have as much fun as I had last Summer.
If I talk about the place I’m living in, about my friends, about my classmates,… I cannot complain about them.
The lessons I’m having are… Ok, I´ll stop talking, coz they’re not good.
Either way, I fell a bit better than in Madrid, and from now it’s enough. I hope that from March it’s gonna be much better.
Usually I’m writing in Spanish in this blog, so maybe the next time I write in English it’s gonna take a bit longer… But I´ll do! ;)

Semana rara

23 Jan

Estos últimos días han sido raros. Por una parte, estoy tremendamente contento por los amigos y los compañeros de clase que tengo. Por otra, tremendamente frustrado y agobiado por el *********** de tutor que me ha tocado. *********** incluso a niveles japoneses, un tanto cap**lo. Aunque tranquiliza (aunque sea solo un poco) saber que no soy el único que no le aguanta. Tengo que aguantarle algo más de 2 meses (2 veces a la semana) y se me va a hacer muy (muy) duro, pero aun así creo que lo demás lo compensa. Este tío ha conseguido incluso quitarme las ganas de ir a clase de japonés, cosa que hace unos meses era lo único que tiraba de mi. Pero tras unos días malísimos (por lo cual he tardado un poco más en escribir por aquí), supongo que aguantarle es la opción menos mala (ya que si decido cambiar algo, mi visado depende de ello). Al menos durante esta semana y la que viene, voy a dar lo máximo de mi. Si la cosa fuera a peor, incluso estaría dispuesto a jugarme mi visado.
¡De aquí al lunes tendréis novedades!. :)

おかえり – Okaeri

12 Jan

Image

La palabra “okaeri” (del verbo “volver”) se utiliza en japonés cuando has estado fuera de casa y, nada más llegar, la persona que está en casa te recibe. Sería algo así como “bienvenido (a casa) de vuelta”. Pues esa palabra estaba en uno de los primeros carteles que vi nada más bajarme del avión. Porque estaba volviendo al sitio que había sido mi casa durante el pasado verano e iba a volver a serlo durante los próximos 6 meses. Y digo esto porque no es que haya llegado de nuevas, sino que aquí tengo a mi familia japonesa (aunque no todos de ellos sean japoneses). A pesar de haber estado 3 meses fuera, y aunque algunas cosas han cambiado, sigo sintiéndome en cierto modo como si apenas hubiera estado fuera.
Llegué aquí el Día de Reyes y tuve la grandísima suerte de que me vinieron a recoger al aeropuerto de Narita (que no es que este precisamente cerca) mi amigo Kei y su madre. La verdad es que aunque el viaje fue bastante cómodo y yo soy de los que pueden dormir en el avión, siguen siendo unas 17 horas de viaje… Así que una vez que conseguí salir del control de inmigración del aeropuerto, pusimos rumbo a mi nuevo piso, que comparto con Marcello. Al llegar a casa, estaban tanto él como su novia Giulia (que también es muy amiga mía) esperándome con cerveza y patatas fritas para estrenar la casa.

Los siguientes días han sido (y siguen todavía) de adaptación al horario (me estoy despertando entre las 6 y las 8 de la mañana), de idas y venidas de varios amigos, del reencuentro con mi academia de japonés,… Así que no me ha dado mucho tiempo a parar de hacer cosas. Aquí el día es fiesta, así que nada más empezar las clases (el pasado jueves) ya tengo un puente.

En cuanto a la academia, por ahora estoy en el turno de tarde, pero es probable que me cambien de clase (y de nivel) y acabe en horario de mañana. Durante esta semana que entra terminaré de resolverlo.

Y por ahora tampoco he hecho mucho más, así que hasta aquí escribo a la espera de que me ocurran más cosas 🙂 .