Hanami – 花見

9 Apr

Desde hace un par de semanas, ha ido empezando por todo Japón la temporada de Hanami (花 – “Hana”= Flor y 見 – “mi” = Mirar, ver), es decir, la época en que empiezan a florecer los cerezos. Tiene su equivalente en otoño, el llamado “Momijigari” (紅葉狩り), que es cuando las hojas de los arces se vuelven rojizas y se caen.

En Japón, el Hanami es un evento importantísimo, ya que suele indicar el principio del buen tiempo y es por estas fechas cuando finaliza el año fiscal en las empresas, son las fiestas de graduación en los colegios (El año académico y laboral empieza aquí en abril). De hecho, con varias semanas de antelación se van lanzando mapas con las previsiones de floración en todo el país, así como también se hace un seguimiento en televisión de por dónde va floreciendo.

Image
El fin básico acaba siendo reunirse con la familia, los amigos y los compañeros de trabajo comiendo y bebiendo hasta que la cerveza y el polen lo permitan. No deja de ser un macro-picnic si vas a los parques más grandes y frecuentados de Tokio, pero aún así la verdad es que uno se lo acaba pasando muy bien (más aún teniendo en cuenta que aquí apenas hay terracitas para tomar algo >_< ).

Image
Por último, foto mía haciendo el tonto jaja. Si pincháis en este enlace ( www.flickr.com/photos/tokyomadrid/ ), podéis ver más fotos que he hecho durante los “Hanamis” varios a los que he ido.

Image

Cumpliendo 23 y fin del trimestre

23 Mar 20140323-110532.jpg

Ha pasado un mes y medio desde la última vez que escribí por aquí. 6 semanas que me han parecido 2. Los primeros dias de febrero fueron de bastante dispersión (de la buena) porque estuve celebrando mi cumpleaños como 4 o 5 días seguidos. Eso sí, en medida que la dichosa nieve me ha dejó, porque ha nevado unas 4 veces en este tiempo (la primera de hecho ha sido la más fuerte en los últimos 20 años en la región de Tokio). Fenómenos meteorológicos aparte, ha sido un mes en el que no he tenido ni 5 minutos para mí. Ha sido una rutina de levantarse-comer-academia-compromisos sociales-estudiar-dormir. Me faltaban mínimo 6 horas más cada día. También he estado un poquito agobiado porque estoy investigando universidades para entrar a estudiar y estoy con temas de papeleo, plazos de admisión…
Pero lo bueno es que desde el jueves, ¡tengo vacaciones de primavera! . Tres semanitas que me van a venir muy bien para organizarme, ponerme al día de toooooodas las cosas pendientes que tengo, mensajes que responder…
Hoy empiezo con una excursión con amigos a Kamakura (capital de facto de Japón durante los siglos XII a XIV.
Así que en resumen:
Estoy bien y estoy vivo, aunque sea un petardo respondiendo a todos los mensajes, es sigo echando de menos a todos :)

P.D.: Aquí os dejo una foto de una botella de “sangría” que compré en el super… Sólo digo una cosa: buajjjj

Balance de enero

31 Jan

Ya estamos por fin a febrero, asi que creo que toca hacer un repaso general de como ha sido mi primer mes viviendo “oficialmente” en Tokyo.
La verdad es que todavía no estoy hecho del todo, pero ya bastante bien. Eso si, ha sido un mes de locura. En cuanto a piso, amigos, etc…, todo muy bien, las expectativas se han cumplido de sobra. Luego ya esta el tema de ños estudios… Mi vuelta a la academia ha sido un poco desastrosa, porque me han puesto en un nivel algo bajo y porque tengo un tutor “que pa’qué”. Pero he pasado de tenerle 3 días a la semana a solo 1 (y los otros 3 profesores que tengo me gustan), enterándome encima de que no soy el único que no le aguanta. Además, me han confirmado que aprobé el exámen de japonés que tuve en diciembre (el Noken N3), he hecho buena migas con mis compañeros de clase y estoy también haciendo unos pequeños trabajos de traducción de la web y los panfletos de mi academia al español. El día 3 de febrero es tradicionalmente el fin del invierno (aunque al día siguiente estuvo nevando e incluso ahora hace bastante frío), así que a partir de ahora lo que queda de trimestre ya parece más estable :) . Eso si, siendo mañana mi cumpleaños, ¡voy a tener unos dias de dispersión total! Jaja

First English post

23 Jan

This is the first time I write a post in English, so please don’t think about the mistakes I do.
I came here to Tokyo 2 weeks ago, willing to learn and have as much fun as I had last Summer.
If I talk about the place I’m living in, about my friends, about my classmates,… I cannot complain about them.
The lessons I’m having are… Ok, I´ll stop talking, coz they’re not good.
Either way, I fell a bit better than in Madrid, and from now it’s enough. I hope that from March it’s gonna be much better.
Usually I’m writing in Spanish in this blog, so maybe the next time I write in English it’s gonna take a bit longer… But I´ll do! ;)

Semana rara

23 Jan

Estos últimos días han sido raros. Por una parte, estoy tremendamente contento por los amigos y los compañeros de clase que tengo. Por otra, tremendamente frustrado y agobiado por el *********** de tutor que me ha tocado. *********** incluso a niveles japoneses, un tanto cap**lo. Aunque tranquiliza (aunque sea solo un poco) saber que no soy el único que no le aguanta. Tengo que aguantarle algo más de 2 meses (2 veces a la semana) y se me va a hacer muy (muy) duro, pero aun así creo que lo demás lo compensa. Este tío ha conseguido incluso quitarme las ganas de ir a clase de japonés, cosa que hace unos meses era lo único que tiraba de mi. Pero tras unos días malísimos (por lo cual he tardado un poco más en escribir por aquí), supongo que aguantarle es la opción menos mala (ya que si decido cambiar algo, mi visado depende de ello). Al menos durante esta semana y la que viene, voy a dar lo máximo de mi. Si la cosa fuera a peor, incluso estaría dispuesto a jugarme mi visado.
¡De aquí al lunes tendréis novedades!. :)

おかえり – Okaeri

12 Jan

Image

La palabra “okaeri” (del verbo “volver”) se utiliza en japonés cuando has estado fuera de casa y, nada más llegar, la persona que está en casa te recibe. Sería algo así como “bienvenido (a casa) de vuelta”. Pues esa palabra estaba en uno de los primeros carteles que vi nada más bajarme del avión. Porque estaba volviendo al sitio que había sido mi casa durante el pasado verano e iba a volver a serlo durante los próximos 6 meses. Y digo esto porque no es que haya llegado de nuevas, sino que aquí tengo a mi familia japonesa (aunque no todos de ellos sean japoneses). A pesar de haber estado 3 meses fuera, y aunque algunas cosas han cambiado, sigo sintiéndome en cierto modo como si apenas hubiera estado fuera.
Llegué aquí el Día de Reyes y tuve la grandísima suerte de que me vinieron a recoger al aeropuerto de Narita (que no es que este precisamente cerca) mi amigo Kei y su madre. La verdad es que aunque el viaje fue bastante cómodo y yo soy de los que pueden dormir en el avión, siguen siendo unas 17 horas de viaje… Así que una vez que conseguí salir del control de inmigración del aeropuerto, pusimos rumbo a mi nuevo piso, que comparto con Marcello. Al llegar a casa, estaban tanto él como su novia Giulia (que también es muy amiga mía) esperándome con cerveza y patatas fritas para estrenar la casa.

Los siguientes días han sido (y siguen todavía) de adaptación al horario (me estoy despertando entre las 6 y las 8 de la mañana), de idas y venidas de varios amigos, del reencuentro con mi academia de japonés,… Así que no me ha dado mucho tiempo a parar de hacer cosas. Aquí el día es fiesta, así que nada más empezar las clases (el pasado jueves) ya tengo un puente.

En cuanto a la academia, por ahora estoy en el turno de tarde, pero es probable que me cambien de clase (y de nivel) y acabe en horario de mañana. Durante esta semana que entra terminaré de resolverlo.

Y por ahora tampoco he hecho mucho más, así que hasta aquí escribo a la espera de que me ocurran más cosas :) .

A buenas horas….

14 Dec

Pues eso, que ya más de uno me ha dicho desde que volví a Madrid a finales de septiembre (después de estar retrasando mi viaje de vuelta varias veces, iba a estar 2 meses y finalmente estuve casi los 3 meses que me permitían con mi visado de turista jejeje) que tengo esto muy abandonado y que les he dejado a medias con mi viaje (y es verdad, ¡pero lo bueno se hace esperar! ¡y más vale tarde que nunca! :P ), así que voy a hacer un resumen…:

Julio: Academia todos los días, con sus actividades por ser un curso de verano casi todos los días, viviendo en un cuasi-zulo de 12m2 (y dentro había cocina, baño, cama, tele, armarios… pero en miniatura, obviamente). Durante este mes, conocí a muchísima gente, algunos de los cuales me han marcado mucho y se han convertido en una parte muy importante de mi vida (aunque ahora estemos repartidos en distintas partes de España, Italia, Grecia, Méjico y Japón). Sin ellos creo que este viaje no hubiera sido ni la mitad de la mitad de la mitad (de la mitad) de guay, y les voy a estar siempre agradecidos por ellos. Os quiero un montón, chic@s ^_^ . También este mes hice un viaje de fin de semana a Kyoto (que llovió lo que no estaba escrito) y otro al Monte Fuji (¡hasta la cima!). Ya acabando el mes, tuvimos la fiesta de despedida del curso ya que la gran mayoría se iban. Tras eso, yo me fui 3 días a la isla de Ishigaki, en Okinawa, a descansar y poder decir así que me había bañado y tomado el sol en una isla en mitad del Pacífico jejeje.

Agosto: Llega mi amigo Henrik para pasar nada más y nada menos que 3 semanas conmigo allí. Hicimos un viaje en tren de una semana por la zona central del país (Kyoto, Nara y Osaka), para cumplir un poco con el turisteo. Eso si, de las veces que más calor he podido pasar (38º a un 70/80% de humedad y todo el día en la calle). Las dos semanas restantes, estuvimos ya sólo en Tokyo y nos las tomamos con más calma (paseos, comer, de bares, de karaokes…). El plan era volvernos los dos a finales de ese mes y vernos en Madrid, pero el plan de cambiarme el billete y quedarme más tiempo era demasiado tentador…

Septiembre: Tres cambios de billete, para finalmente irme tres días antes de la fecha límite para dejar el país por mi visado. Este mes me lo tomé un poco para mí mismo, pensar en que quería hacer ya que los planes que tenía en Madrid se me habían desmoronado y me había quedado sin un rumbo claro… Eso sí, siempre apoyado por los amigos que hice en julio y que seguían allí en su mayoría. Y lo que iba a ser un “Japón, espero que no pasen 6 años hasta que nos volvamos a ver” se fue convirtiendo en un “Japón, me da que en 3 meses nos volvemos a ver…”.

Y aquí es donde, hilando muy fino, es hasta donde yo quería llevaros: Unos pocos días después de Año Nuevo, me vuelvo a Japón. Tengo fecha de vuelta. Son 6 meses. Lo tengo todo preparado. Y me muero de ganas. Esta vez retomar el blog ya será algo real, y lo voy a mantener, ya que buscar tiempo viviendo allí 6 meses asentado me será más sencillo que en este verano que no sabía si ni dónde iba a estar el día siguiente, si me tendría que ir con amigos de cervezas… jajaj

¡Os mantendré informados!

Follow

Get every new post delivered to your Inbox.

Join 471 other followers